Blog Emprendedores

No me gusta mi trabajo, ¿qué hago ahora?

no me gusta mi trabajo, momento de emprender
0

George Burns fue un exitoso cómico que pronunció una frase que todos deberíamos tomar muy en serio: Prefiero ser un fracaso en algo que amo que un éxito en algo que odio. Es evidente que por muy bien que hagas tu trabajo, si no te sientes realizado con lo que estas haciendo no te servirá de nada. Si crees que tu trabajo ya no tiene sentido para ti y que no te aporta nada. O si has pensado: no me gusta mi trabajo, ¿qué hago ahora?  sigue leyendo.

El Síndrome odio mi trabajo

Dicen que del amor al odio hay un paso. También lo hay de un no me gusta a un lo odio. Algo que puede suceder en el ámbito laboral. Se pasa en poco tiempo de un no estoy muy a gusto en la empresa a un detesto mi empleo. De hecho son muchos los que se enfrentan de forma patológica a un trabajo que les desagrada en gran manera. Nos referimos a todos aquellos que sufren el Síndrome odio mi trabajo o Burnout.

Esta dolencia consiste en un trastorno de índole emocional y se relaciona con el estrés que ocasiona el trabajo. Paradójicamente se da más en aquellas profesiones que son vocacionales.

Empieza manifestando síntomas en el ámbito laboral que después se extienden a la vida privada. No es un tema para tomarse a broma, ya que puede traer graves consecuencias tanto físicas como psicológicas.

Sin llegar a estos extremos el que ya no te guste tu trabajo puede ser un problema.

No me gusta mi trabajo, ¿por qué?

Son muchas las causas que se esconden detrás de que ya no te guste tu trabajo. Estas son algunas:

  • Demasiado estrés
  • Malas relaciones en el trabajo
  • Falta de incentivos
  • Ausencia de formación
  • No tener autonomía
  • Alta carga de trabajo
  • Procesos de trabajo con mucha burocracia
  • Desempeño de una labor por debajo de tu cualificación
  • Mala organización
  • Expectativas no cumplidas
  • Tareas monótonas y repetitivas

Seguro que estás viviendo varias de ellas. Pero, ¿puede haber algo más?

¿No me gusta mi trabajo por mi culpa?

Es necesario que empieces por ser realista. En el apartado anterior te mostrábamos las razones por las que puede dejar de motivarte tu puesto de trabajo, todas relacionadas con el entorno laboral.

Pero hay que admitir que en ocasiones tú te sientes desmotivado  a nivel general. Cuando esto sucede, puedes intentar echar la culpa a tu trabajo cuando en realidad el problema es tuyo. Aunque cueste, es necesario que reconozcas que eres humano y que tu vida privada influye en tu vida laboral.

Si tienes un mala actitud, ten claro que de nada vale buscar otro trabajo. Debes o bien cambiar tus circunstancias personales, o bien evitar que estas afecten al trabajo. Evidentemente resulta mucho más sencillo decirlo que hacerlo.

Te darás cuenta de que si aprendes a separar tu empleo del resto de tu vida verás las cosas con mayor claridad y puede que hasta recuperes la ilusión perdida.

Cuando el problema es solo el trabajo, entonces toma nota de lo que veremos a continuación.

¿Qué hago si no me gusta mi trabajo?

Si para ti es evidente que el problema solo tiene que ver con tu trabajo seguro que estos consejos te ayudan:

  • Cambia de actitud. Afronta los retos que se te planteen con ilusión. Es cierto que seguramente tu trabajo no va a cambiar el mundo, pero aún así puedes hacerlo con ganas. Céntrate en el valor que tiene para otros. En las cualidades que te ayuda a desarrollar. Si no consigues encontrar nada que te haga luchar, haz un último intento. Piensa que cuando el mes concluye tienes un sueldo que por el momento te interesa mantener.
  • Habla con tu jefe. Por supuesto ten en cuenta que a tu jefe no le puedes decir eso de que ya no me gusta mi trabajo. Pero sí puedes utilizar algunas de esas frases que sabes que le gusta escuchar: Quiero crecer en la empresa o Me gustaría afrontar nuevos retos. Puede que tu jefe se dé cuenta de que está desaprovechando buena parte de tu talento.
  • Crece. Es posible que la conversación con tu jefe no produzca los resultados esperados. Si eso sucede es bueno tener un plan B. Haz cursos relacionados con tu puesto de trabajo, acude a conferencias o a eventos. Si creces a nivel personal seguro que encuentras cómo motivarte en tu puesto.
  • Piensa en lo que tienes fuera. El sueldo que cobras en este momento te permite llevar cierto estilo de vida que perderías sin contar con él. Una manera para dejar de pensar que tu trabajo no te aporta nada es que reflexiones precisamente en este hecho. Valora la vida que tienes fuera de tu empresa y seguro que sientes que tu empleo sí te está aportando cosas. Ojo, esto también es práctico para quienes no tienen un sueldazo.
  • Habla con tus amigos. Te sorprenderá saber cuántas personas de tu entorno han pensado alguna vez lo poco que les gusta su trabajo. Compartir con ellos tus sentimientos te servirá de terapia. También puedes escuchar cómo volvieron a recuperar las ganas. Eso sí, te aconsejamos que a no ser que tengas mucha confianza, no lo hables con los compañeros de trabajo. Recuerda que todos tenemos un mejor amigo al que contarle las cosas, por lo que tu problema podría terminar sabiéndolo toda la empresa.
  • Cambia de trabajo. Sí, sabemos que suena a locura, pero no lo es tanto. No estamos hablando de que dejes tu trabajo mañana mismo. Pero sí te lo puedes proponer a corto, medio o largo plazo. Decíamos antes que te formes para mejorar en tu trabajo actual, pero otra opción es hacerlo para cambiar de empleo. Puede que incluso de sector. Es una posibilidad que debes contemplar siempre con la dosis adecuada de realismo.
  • Empieza a emprender. Quizás le das vueltas a un proyecto emprendedor en tu mente hace mucho tiempo, quizás no te gusta tu trabajo porque, en realidad, tienes un sueño que pica y repica en tu inconsciente y no te deja desarrollarte o no te deja estar satisfecho en tu trabajo como asalariado. En ese caso empieza a emprender ahora, fórmate y comienza a pensar como un emprendedor.

Recuperar la ilusión perdida parece no ser sencillo, pero la verdad es que se puede conseguir en un chasquido de dedos. Lo primero que debes decidir es que quieres realmente que ocurra en tu vida desde hoy en adelante y tomar acción. La vida puede ser muy fácil y agradable si nos acercamos a lo que nos gusta y nos alejamos de lo que no nos gusta.

Leave Your Comment

Your Comment*

Your Name*
Your Webpage

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR