Emprendedores

10 Hábitos de productividad no convencional para emprendedores exitosos

Hábitos de productividad
0

¿Sientes que estás muy ocupado pero en realidad apenas alcanzas a lograr las metas que te propones en tu actividad diaria?

Apuesto a que como emprendedor ya has recibido un montón de consejos sobre qué tipo de hábitos se están cargando tu productividad.

Son muchos.

Leer y contestar correos electrónicos en vez de estar enfocado y trabajar, hacer listas de tareas interminables e imposibles, estar súper-conectado e hiper-disponible, insistir todo el tiempo en tratar de inventar la rueda…

Si aún no estás siendo un emprendedor de alto rendimiento y sueñas con multiplicar tu productividad, ahora viene la mejor parte.

1# Aplica el principio de consistencia

Lo dice el doctor Robert Cialdini.

Cuando quieras hacer algo, hazlo público. La presión que vas a sentir para ser consistente con tu decisión va a impulsarte a realizar las tareas pactadas en el tiempo acordado y con una solvencia que incluso a ti mismo puede llegar sorprenderte.

Si haces una promesa, te sientes obligado a trabajar duro para cumplirla y haces lo que haga falta para justificar este compromiso.

Cuanto más te esfuerces en hacer algo bien más influencia tendrá este principio. Busca recompensarte de alguna forma. Te sentirás más animado a poner toda tu energía en cualquier cosa que emprendas.

2# Empieza con un fin en mente

Este es uno de Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas de Stephen Covey, escritor, conferenciante y profesor estadounidense.

Significa tener siempre en tu cabeza la imagen de lo que deseas lograr como marco de referencia para evaluar todo lo demás. Tiene mucho que ver con comenzar las cosas con una idea clara de cuál es el objetivo, para que cada paso que des vaya siempre en la dirección exacta.

Si vas a estar ocupado, mejor que sea haciendo lo realmente importante para ti.

3# Adopta una mentalidad de crecimiento

La manera en la que te ves a ti mismo es la que determina el resultado de tu esfuerzo.

Así lo define Carol Dweck, profesora de psicología en la Universidad de Stanford.

Una persona con una mentalidad de crecimiento, constantemente está poniendo en práctica estas cuatro llaves para alcanzar lo posible:

1. Es consciente de la voz de su mentalidad fija
La mirada fija puede decir: “Si no lo intento, al menos mantengo mi dignidad y no cometo errores”. La mirada abierta diría: “Si no lo intento, automáticamente no lo lograré. Mejor lo intento”.
2. Siempre hay opciones
3. Habla con la voz de lo posible
4. Opta por lo posible

Algunos consejos:

Concéntrate en el esfuerzo, la lucha y la persistencia a pesar de los reveses
Elije tareas difíciles
Céntrate en las estrategias
Reflexiona sobre las diferentes estrategias que funcionan y no funcionan
Enfócate en el aprendizaje y la mejora
Busca desafíos
Trabaja duro

“La mentalidad de crecimiento sí permite que las personas amen lo que están haciendo – y continúan amando en medio de las dificultades. La mentalidad de crecimiento permite que las personas valoren lo que están haciendo, independientemente del resultado”- Carol Dweck

4# Utiliza la técnica de Pomodoro

Estudios respaldados por la ciencia apuntan a que la mayoría de nosotros tenemos intervalos de atención muy cortos. Como mucho podemos llegar a trabajar unos 90 minutos plenamente concentrados.

A eso se le llama estar en la zona, es decir, te sientes enchufado, has perdido la noción del tiempo, todo fluye y eres mucho más eficaz, más resolutivo, más creativo. De pronto ese estado se desvanece y sientes que necesitas un descanso.

Cuando utilices esta técnica mejorarás tu agilidad mental y dispararás tu productividad. Resuelve con eficacia una respuesta frente al tiempo, en vez del estado de ansiedad que provoca el devenir del tiempo.

Te concentras en una única tarea durante 25 minutos y luego descansas otros 5. Sólo necesitas una lista de tareas, y un temporizador que perfectamente puede ser digital. Hay muchos pero yo utilizo este.

En esos 5 minutos desconecta de verdad. Levántate, da un paseo, hazte un café o lo que quieras, pero no trabajes. Ah, y cada 4 pomodoros haz un descanso más largo de 20 o 30 minutos.

5# Bebe agua

Desde el punto de vista científico, conforma gran parte de lo que eres y tiene que ver con casi el 100% de los procesos de tu cuerpo.

Te ayuda a mantenerte alerta, revitaliza tu cerebro, incrementa tu productividad y favorece que te sientas de buen humor. Creo que no se puede pedir más.

6# Mantén a raya las emociones negativas

Lo negativo es pernicioso para tu capacidad de atención, amenaza tu cerebro e inhibe la posibilidad de realizar cualquier esfuerzo cognitivo.

Solo un pequeño descanso de aquello que ha provocado una reacción negativa te ayudará a restablecer el equilibrio. Mejorarás el rendimiento de tu cerebro y se disparará de nuevo tu productividad.

7# Sé feliz

No hay ninguna duda.

La felicidad mejora la productividad, te impulsa a tomar acción en el momento de emprender, aumenta la concentración y la energía, te hace más creativo.

Te darás cuenta de que vale la pena desarrollar hábitos positivos que te conviertan en un emprendedor más productivo, más eficaz y más sano.

8# Medita

La meditación es una práctica que te permite entrenar tu mente para mantenerla enfocada en el presente. Estás concediéndote un espacio para ti mismo en el que van sucediendo cosas, y todas son buenas.

Te ayuda a reducir el estrés, mejorar la concentración, adquirir más claridad mental y como consecuencia de todo esto, en la medida en la que eres capaz de concentrarte en una tarea específica, aumentar tu productividad.

Puedes empezar por 5 minutos, y si eres consistente te darás cuenta de cómo te cambia la vida. Hay miles de vídeos en Internet en los que te puedes apoyar cuando empieces (si es que no lo has hecho ya).

9# No hagas nada

Este hábito de productividad mejorará la calidad de tu trabajo. Puede resultar muy difícil al principio, pero si lo consigues podrás hacerlo en cualquier parte y en cualquier momento.

Cuanto más intentes no hacer nada, más oportunidades encontrarás. Cuando por fin hagas algo, lo harás infinitamente mejor.

10# Apuesta por la mejora continua

¿Sabías que los ejecutivos que reciben coaching mejoran su productividad en un 86%?

Un ejecutivo que se ha sometido a un proceso de coaching reporta un retorno de la inversión del 529%, esto significa que su trabajo y su productividad van a rebasar 6 veces lo invertido en su proceso.

Estos números hacen que Eric Schmidt, CEO de Google, diga “Everybody needs a coach”

Si estás todo el tiempo mejorando quién eres y las cosas que das, has ganado.

¿Qué vas a hacer desde este mismo momento para ser más productivo?

Leave Your Comment

Your Comment*

Your Name*
Your Webpage

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR